sopa de lentejas

Sopa de lentejas

El frío nos ha pillado desprevenidos, por lo que ya es hora de ir preparando sopas calientes, sopas que teníamos arrinconadas desde el principio del calor.

Las lentejas son un plato que viene muy bien para el frío, de manera que hoy las vamos a preparar de forma distinta, como si fuera una sopa en lugar de a la manera tradicional. Lo que vamos a hacer se parece a unas lentejas a la jardinera, pero con un toque especial.

Comenzamos preparando las lentejas

Para comenzar nos hacen falta medio kilo de lentejas, si pueden ser de las rápidas mejor. Este medio kilo lo vamos a poner a hervir unos diez minutos en un litro de agua, con el fin de que las lentejas se mojen y se ablanden un poco, puesto que con estos diez minutos no las vamos a cocinar.

Esto no os tiene que preocupar, ya que las cocinaremos por completo después de preparar un rico sofrito.

¿Cómo preparamos el sofrito?

Nuestras lentejas en sopa llevan un sofrito de verduras muy rico, que preparamos poniendo un poco de aceite en una sartén, aceite de oliva a poder ser, al que añadimos seis ajos a los que daremos un golpe.

Los podemos pelar o dejarlos con la piel, aunque es mejor dejarlos con piel ya que así no se queman. Los doramos un poco y añadimos dos cebollas picadas en cuadros muy pequeños, para que se sofría pronto.

Lo siguiente que añadiremos será un puerro bien picado y un pimiento rojo que habremos troceado en trozos medianos, no hace falta que lo piquemos muy finos. Toda la mezcla la tenemos que sofreír hasta que esté lista, lo que sabremos porque el sofrito se vuelve una mezcla en la cual es difícil distinguir los ingredientes.

Mezclamos el sofrito y las lentejas

Ahora cogemos el sofrito y lo añadimos a la cazuela con las lentejas, poniendo dos zanahorias bien picadas en trozos pequeños. Antes de darle al fuego hay que sazonar, algo que hará distintas a nuestras lentejas.

Nuestra sopa va a ser distinta porque  además de llevar sal y pimentón, le vamos a poner curry y comino, momento en el cual encendemos el fuego y las dejamos al menos durante media hora.

El tiempo varía dependiendo del tipo de lentejas que pongamos y del agua que usemos. Así, usamos agua embotellada y lentejas rápidas, tendremos el plato listo en una media hora o cuarenta minutos.

Cuando esté el plato, en esta receta se le añade un poco de menta picada, menta fresca y algo de pimienta.

Por último, si quieres que el plato sea algo más contundente, le puedes poner unos trozos de patata un cuarto de hora antes de retirar el plato del fuego, aunque tienes que tener en cuenta que el plato será así más calórico.