tarta sueca de chocolate

Receta de tarta sueca de chocolate

Casi todo el mundo piensa que hacer una tarta es algo complicado, pero con recetas como las que vamos a describir a continuación, hacer una tarta es muy fácil. Ésta, además, cuenta con el añadido de ser sueca, lo que le da un toque exótico que nos hará quedar muy bien ante invitados.

Preparamos el horno y el molde

La tarta que vamos a hacer es para ocho personas, cuatro si son comilones y les encanta el dulce.

Para comenzar con la receta hay que precalentar el horno, como ocurre con los postres que necesitan pasar un tiempo por este electrodoméstico. El horno lo vamos a precalentar a unos 180 grados, más o menos.

Mientras se precalienta cogemos un molde de unos 20 cm y lo engrasamos con mantequilla derretida. Con una nuez de mantequilla es suficiente. Se derrite, se deja enfriar y se pone por todo el molde, para a continuación poner papel de hornear en la base.

Vamos con la mezcla del bizcocho

Una vez que tenemos el horno precalentando y el molde listo es hora de preparar la mezcla con la cual vamos a hacer nuestro bizcocho de chocolate sueco.

Lo primero es derretir, de nuevo, unos 200 gramos de mantequilla, que dejamos enfriar y ponemos en el bol de mezclar. Al bol le añadimos 300 gramos de azúcar y unas dos cucharadas de esencia de vainilla, que puede ser otro tipo de esencia que nos guste más o ninguna, si queremos que el bizcocho sepa solo a chocolate.

Ahora mezclamos bien os ingredientes, a mano con una varilla de batir o con la batidora, como prefiramos, aunque es mejor hacerlo a mano, mezclándolo todo muy bien, hasta que quede homogéneo.

Una vez que la mezcla es homogénea añadimos tres huevos, unos 250 gramos de mantequilla y cacao en polvo, lo más puro posible. De cacao pondremos unos 55 gramos, aunque si ponemos un poco más no pasa nada.

De nuevo mezclamos y lo colocamos en el molde de horno que ya teníamos preparado, dejando la mezcla bien lisa, para lo que podemos usar una espátula. No hace falta que quede perfecto, pero sí lo más liso posible.

Metemos el bizcocho al horno

Ahora metemos el molde al horno unos 20-25 minutos. No necesita más tiempo y cuando lo saquemos lo vamos a dejar enfriar sin sacar del molde, para que se termine de hacer dentro de él. Cuando lo desmoldemos lo podemos adornar con cacao en polvo o azúcar de pastelería.

Para finalizar, tenemos que elegir la textura de nuestro bizcocho de chocolate sueco. Si el bizcocho nos gusta blando y esponjoso lo comemos recién sacado del molde, cuando se enfríe. Si por el contrario, nos gusta más duro, sólo tenemos que meterlo al frigorífico un par de horas.