Magro de cerdo a la jardinera

Magro de cerdo a la jardinera

Con la crisis hay que ahorrar un poco en comida, pero lo cierto es que hay cortes de carne que nos permiten que comer cuatro personas sea económico, sano y sobre todo muy rico. Uno de estos cortes de carne es el magro de cerdo, que podemos cocinar con verduras como vamos a ver a continuación.

Vamos con la preparación de este magro de cerdo

Para la receta necesitamos un kilo de magro de cerdo, una carne muy económica que nos puede costar alrededor de cuatro euros, incluso menos si está de oferta.

Comenzamos poniendo una olla exprés abierta al fuego con un chorro de aceite. Le echamos sal y pimienta al magro y lo ponemos en la olla, con el fin de sellarlo un poco para que retenga los jugos.

No hace falta dorarlo, ya que con que coja un poco de color nos basta. Cuando lo haga lo sacamos y lo dejamos en un plato, sin tapar porque luego lo vamos a cocinar.

Ahora es el turno de las verduras. Podemos usar zanahorias, tomates, cebollas, pimientos y puerros, todo en las cantidades que nos apetezca. Las verduras se cortan en trozos grandes y en aceite que ha quedado las salteamos.

Pasamos a cocer

Con las verduras salteadas es hora de cocerlo todo. Para ello añadimos la carne  y lo tapamos todo con agua y un chorro generoso de vino blanco, que ayudará a que la carne quede más tierna.

Ponemos la tapa a la olla y en unos quince minutos lo tenemos listo. Dejamos que el vapor salga y destapamos la olla, para quitar la zanahoria y la carne. La razón es que el resto de verduras las vamos a triturar, si queréis en la misma olla con una batidora.

Le damos el toque final al plato

La zanahoria que hemos dejado la cortamos en trozos pequeños y las volvemos a poner en la olla junto con la carne. En la olla tenemos el puré de verduras que hemos hecho, al cual le añadimos unos guisantes.

Esta vez con la olla destapada volvemos a poner al fuego unos cuatro minutos, para que se cuezan un poco los guisantes y el plato ya está listo para servirse, plato que quedará muy rico.

Un plato para el invierno

Este magro de cerdo a la jardinera se puede comer todo el año, pero lo cierto es que es un plato para el invierno, para esos días fríos en los cuales nos apetece un buen estofado, abundante y caliente.

También lo puedes llevar al trabajo, pues se puede calentar al micro y queda igual de rico que recién sacado de la olla. Eso sí, cuidado con tus compañeros, pues el olor hará que lo quieran probar todos y corres el riesgo de quedarte sin un trozo de cerdo.