lentejas con chorizo y panceta

Lentejas con panceta y chorizo

Con el frío apetecen platos contundentes que podemos tomar sin remordimientos, siempre sin abusar. De esta manera, no pasa nada por comernos unas lentejas con panceta y chorizo de vez en cuando, y de hecho es hasta saludable, pues las legumbres lo son y la panceta y el chorizo contienen grasas que nuestro organismo necesita.

Preparamos la olla con las lentejas por un lado

Esta receta se prepara en dos partes, así que primero vamos con la más laboriosa, que es la de preparas las lentejas. Para ello cogemos una olla grande, para que las lentejas tengan espacio y se cuezan bien.

En la olla ponemos medio kilo de lentejas, una bolsa entera, y las cubrimos de agua fría. No llenes la olla hasta el borde, ya que si lo haces el agua se saldrá cuando pongas el resto de ingredientes. Por el momento hecha agua hasta la mitad y si falta ya añades después.

Al agua de las lentejas le ponemos un vaso de vino blanco para darle más sabor al caldo. Tranquilo, porque el alcohol del vino se va a evaporar, algo que notarás gracias al olor al alcohol que llenará la cocina.

Ahora añadimos vegetales. Yo suelo añadir una o dos cebollas cortadas en trozos grades, uno o dos tomates, una zanahoria cortada en varios trozos, laurel, dos o tres ajos a los que doy un golpe, unas hojas de laurel  y un poco de perejil.

En cuanto a la cantidad de las verduras va al gusto y depende del tamaño de las mismas. Si son grandes ponemos una y si sin pequeñas podemos poner incluso tres piezas.

A continuación añadimos la carne, es decir unos 300-400 gramos de panceta salada. Ahora veremos cómo el agua ha subido debido a peso de los ingredientes que le hemos puesto y vemos si hay que añadir o no. Rectificada el agua encendemos el fuego por 20 minutos.

Pasados los 20 minutos le metemos a la olla tres chorizos enteros, pínchalos para que suelten la grasa, y deja cocer.

Por otro lado freímos algo  de carne

En una sartén ponemos aceite y le ponemos unos 300 gramos de panceta fresca con unos ajos y perejil, panceta que salteamos y ponemos en la olla. No tires el aceite, porque cuando se temple vas a echarle un poco de pimentón y un buen chorro de caldo de carne (nos sirve el de brick)

Mezclas el pimentón con el aceite y el caldo y lo pones en la olla, removiendo para que los ingredientes se mezclen bien.

El toque de color

Justo antes de apagar la olla le ponemos un toque de color. Vamos a rallar un par de zanahorias y las vamos a dejar cocer unos minutos, con dos o tres vale para que se ablanden un poco, lo que le dará a nuestro plato un toque llamativo y especial.