Chorizo al vino

Chorizo al vino

Las tapas están más de moda que nunca, pero en mi opinión se ha retorcido el término, pues se supone que una tapa es algo que se hace rápido y sin tener conocimientos de cocina.

Por eso, hoy te traigo una tapa tradicional y muy fácil de preparar para que la hagas en casa, en muy poco tiempo y sin conocimientos de cocina. La puedes hacer cualquier día de la semana y tanto para ti como para tus invitados.

Se trata del chorizo al vino, una tapa de lo más solicitada por lo rica que está, ya que incluye dos de los mejores productos que tenemos en España.

Preparamos el chorizo

Aunque es una tapa muy sencilla tiene “su ciencia”, un paso que hay que dar para que el chorizo quede entero. Ese paso previo no es más que pincha el chorizo con un tenedor, un cuchillo o lo que tengamos a mano.

Los pinchamos varias veces, con el fin de que no reviente cuando lo llevemos a ebullición, ya que si revienta no nos sirve para la tapa.

Lo siguiente que vamos a hacer es cortarlo en rodajas, para que se cueza mejor y  tenerlo ya preparado cuando termine la cocción. Además, cortado así luego no manchamos la cocina.

Lo cocemos con vino

Con los chorizos preparados los ponemos en un cazo con vino. Las cantidades son de un chorizo por persona más o menos, dependiendo de lo que queramos comer (recordemos que es una tapa).

Para dos chorizos cortados ponemos medio vaso de vino blanco (un vaso de los de beber agua), mejor si es vino de cocinar. Además le vamos a poner unas hojas de laurel, que le van a dar aroma y sabor.

En cuanto al tiempo de cocción no es fijo. Los especialistas en esta tapa dicen que cuando la cocina huela mucho a chorizo es hora de retirarlos del fuego para servirlos. Otra de las cosas en las que nos podemos fijar a la hora de quitarlos del fuego es en el vino. Cuando apenas quede vino, el cual se ha reducido, lo quitamos del fuego.

¿Cómo lo servimos?

A la hora de servir lo podemos hacer con unos trozos de pan, que es lo más tradicional, acompañado de patatas fritas. También podemos ensartar los trozos en unos palos de brochetas.

Un consejo final

Para terminar me gustaría darte un consejo. A lo largo de nuestra geografía hay una enorme variedad de chorizo. Por ejemplo, en mi zona gustan los chorizos sueltos y con ajo, mientras que en otras zonas gustan los chorizos ahumados.

Por eso, te recomiendo que vayas probando variedades de chorizo hasta que des con los que más te gusten, o que incluso mezcles varios tipos de chorizo para tener una tapa con sabores distintos.